OSCURIDAD MENTAL

Quizás todos pasamos por ella aunque algunos como yo de manera más frecuente, esa visita al inframundo de la mente, a esa oscuridad mental donde todo se ve en grises, donde todo parece terminar mal, y donde ni siquiera poniéndole buena energía se logra ver la luz.

¿Es normal? Quizás, yo jamás la he visto como una enemiga, solo he pensado que a veces se propasa conmigo quedándose más de lo habitual, sin embargo en ella, en sus rincones más tenebrosos encuentro algo de paz , ¿cómo? ¿de dónde? ¿porque? no lo sé, la verdad es algo que con los años he tenido que aprender a entender y discernir, de todos modos no niego que quisiera que se aburriera de mí como yo me aburro de ella y dejara de visitarme de manera constante.

Llevo varios días sin tener paz mental, sin poder dormir, sin sentir el descanso que debería y es gracias a ella, pero acá estoy asomado en una ventana mirando las montañas y dejando que el calor del sol me calme, aprovechando a escribir lo que siento para conservar el registro de esto que muchas veces paso por alto y que me hace sentir tan mal.

Sé que ganaré de nuevo la batalla y volveré a sentir un poco de optimismo en mi corazón  en unos días y así mismo sé que tu mi hermosa oscuridad volverás a recordarme que tenemos una pelea casada desde hace años cuando apagaba la luz y me hacías correr a otra habitación o meterme en las cobijas y rezar pidiendo que te fueras hasta dormir; hoy has cambiado, tus métodos son diferentes y me atacas de otra manera con pesimismo, con depresión con falta de ánimo, pero yo también he cambiado así que la batalla sigue, no se quien gane pero si sé que el duelo cada vez será mejor.

Así que querida oscuridad mental nos vemos en el siguiente round.

Kalee Guauta

No Comments

Post A Comment

Chinese (Simplified)EnglishSpanish